Ponte en forma para la temporada de Snow

Ponte en forma para la temporada de Snow

Este año has decidido que no morirás de agujetas, que aprovecharás cada minuto del forfait sin tener que reponer fuerzas en la cafetería y que disfrutarás del ambiente nocturno de la estación.

Pues para lograrlo, mejor es que empieces a preparar tu cuerpo desde este momento, para llegar a la apertura de pistas plena forma y disfrutar al máximo de este increíble deporte.

 

La práctica del snow o del esquí requiere, como todos los deportes, una preparación previa y un entrenamiento. Diría incluso que con más motivo que otros deportes, ya que se realiza de forma intensiva, en jornadas muy largas de 7 u 8 horas seguidas concentradas en dos o tres días consecutivos del fin de semana.

 

Además la altura, el frío y las malas condiciones atmosféricas juegan en nuestra contra.

Por ello, el entrenamiento previo es indispensable. Pero, ¿qué debes hacer?

Estos son algunos puntos clave que debes trabajar:

(Rider: Fidel Alonso)

Mejorar la capacidad aeróbica

Se calcula que el uso de la vía aeróbica/anaeróbica en el snow es de un 40-60%, con lo cual, si durante la pretemporada practicas algún deporte de este tipo como fitness, bici, natación, etc, lograrás:

– Recuperarte antes del estrés muscular

– Reducir las agujetas

– Disminuir la sensación de fatiga y cansancio

– Evitar lesiones musculares

 

Calentamiento y estiramientos previos

Los estiramientos y el calentamiento de la musculatura siempre son importantes en toda actividad deportiva y contribuyen a reducir los riesgos de lesión. Para el snow/esquí debes poner atención en:

– Isquiotibial (parte posterior del muslo)

– Cuádriceps (parte anterior del muslo)

– Rodillas

– Trìceps (gemelos)

– Lumbares

– Cadera

– Hombros

 

Fortalecer piernas y abdomen

Al practicar el snow o el esquí se trabajan de forma especialmente exigente estos dos grupos musculares. Llegar a las pistas con buen tono, evitará lesiones y hará que disfrutes más de los descensos.

Existen muchísimos ejercicios sencillos y que puedes realizar en casa en cualquier momento como sentadillas, abdominales, elevaciones de cadera, etc.  Repeticiones de tres series de diez, durante tres o cuatro días a la semana, serán suficientes para ver los resultados.

Y  recuerda que la constancia es la clave del éxito.